Residencias por circunstancias excepcionales

Es una autorización de residencia temporal por circunstancias excepcionales que se podrá conceder por razones de protección internacional:

1.- Tendrá la condición de REFUGIADO toda persona que “debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas, se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda o a causa de dichos temores, no quiera acogerse a la protección de tal país; o que, careciendo de nacionalidad y hallándose, a causa de tales acontecimientos, fuera del país donde antes tuviera su residencia habitual, no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera regresar a él”.

2.- Se entiende por ASILO la protección dispensada a los nacionales no comunitarios o a los apátridas a quienes se reconozca la condición de refugiado en los términos recogidos por la Ley y los Tratados internaciones en la materia.

3.- La PROTECCIÓN SUBSIDIARIA es la dispensada a las personas de otros países y a los apátridas que, sin reunir los requisitos para obtener el asilo o ser reconocidas como refugiadas, pero respecto de las cuales se den motivos fundados para creer que, si regresasen a su país de origen en el caso de los nacionales o, al de su anterior residencia habitual en el caso de los apátridas, se enfrentarían a un riesgo real de sufrir alguno de los DAÑO GRAVE.

Para ser acreedor del derecho de asilo y de la condición de refugiado es necesario demostrar que los fundados temores a ser objeto de persecución sean:

a) Suficientemente graves por su naturaleza o carácter reiterado como para constituir una violación grave de los derechos fundamentales amparados en el apartado segundo del artículo 15 del Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales, o bien;

b) Una acumulación lo suficientemente grave de varias medidas, incluidas las violaciones de derechos humanos, como para afectar a una persona de manera similar a lo anterior mencionado.

Por su parte, los actos de persecución a los que se refiere la Ley podrán revestir, entre otras, actos de violencia física o psíquica, procesamientos o penas que sean desproporcionados o discriminatorios, actos de naturaleza sexual que afecten a adultos o a niños y otros actos fijados por la Ley.

EFECTOS DE LA CONCESIÓN DEL DERECHO DE ASILO Y PROTECCIÓN SUBSIDIARIA
El amparo concedido con la protección internacional (término que engloba tanto el derecho de asilo como la protección subsidiaria) consiste, entre otros, en la no devolución ni expulsión de las personas a quienes se les haya reconocido, autorización de residencia y trabajo permanente, libertad de circulación, así como en la adopción de las medidas contempladas en la normativa española, de la Unión Europea y de los Convenios internacionales ratificados por España mientras subsistan las circunstancias en virtud de las cuales se les concede el derecho de asilo o de protección subsidiaria.